Tema 13: DESORDEN
Capítulo 02: DONES DEL PADRE
Serie: DONES ESPIRITUALES

Así que, hermanos, procurad profetizar, y no impidáis el hablar lenguas; pero hágase todo decentemente y con orden (1 Corintios 14.39–40).

“Todos podemos operar en los dones espirituales, solo que con orden”

PRINCIPIOS
1- ¡Todo lo físico es un reflejo de lo espiritual! Hágase todo decentemente y con orden (1Corintios 14.40). El desorden en lo físico refleja un desorden en lo espiritual. El desorden espiritual produce un desorden físico. Debemos de entender principios sencillos con respecto a la operación de los dones. Estos principios traen orden en todo lo que hagamos.

2- Recordemos que la razón es enemiga de la fe, lo mismo sucede con el humanismo, materialismo y cualquier otra forma de comprensión humana. Cuando las cosas se hacen sin fe, el desorden se introducirá como aparentando algo genuino. Alguien dijo: Hay un líquido que parece leche, sabe a leche, pero no es leche. Así son los frutos que no provienen de la fe. Hay frutos que no son genuinos porque no provienen de la fe. ¡Esto es desorden! Por ejemplo, una persona que quiere operar en el don de profecía pero no está sometido a su autoridad, esta propenso a profetizar bajo el control de un espíritu de adivinación. Porque como pecado de adivinación es la rebelión (1Samuel 15.23).

3- La persona podrá decir palabras que suenan como una verdadera palabra profética que viene desde el corazón de Dios, sin embargo estará contaminada con información que proporciona el corazón humano y el espíritu inmundo de adivinación. El desorden es combatido por medio de una vida cristiana equilibrada y sensata donde hay una verdadera pasión por la manifestación del Espíritu Santo. La enseñanza, formación y disciplina que produce madurez y crecimiento. Cuando esto sucede en los santos el fluir de los dones como el de profecía sabremos que es Dios mismo hablando a través de sus hijos.

APLICACIÓN
La Iglesia es responsable del buen uso de los dones porque somos servidores de Cristo, y administradores de los misterios de Dios, de tal manera que como buenos servidores de Cristo debemos estar habilitados, capacitados, para dar buenos frutos. ¡Un buen administrador da buenos resultados a quien lo llamó! Los dones espirituales deben ser administrados por el liderazgo a fin de verificar que la enseñanza sea la correcta y que todo se haga en orden. Cuando el liderazgo no se involucra en la operación de los dones es querer que un cuerpo humano camine sin cabeza.

DECLARACIÓN DE FE
Soy sacrificio vivo, estoy para servir a mi Dios, pongo mi vida a su disposición para ser usado poderosamente, voy a operar los dones espirituales con responsabilidad. En el poderoso nombre de Jesús haré maravillas para engrandecer su reino. Amén!

ORACIÓN
Dios maravilloso, estoy tan contento de ver tu mano sobre mi vida, quiero ser útil en extender tu reino hasta lo último de la tierra, caminaré a tu lado reconociendo que eres mi Señor y Dios, me voy a ocupar de poner orden en mi vida y de ministrar en los dones espirituales de la manera correcta como testimonio de mi Señor y Dios. Amén!!

Con amor… Dr. José Félix!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *