Isaías 55.8-11
8 Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová.
9 Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos.
10 Porque como desciende de los cielos la lluvia y la nieve, y no vuelve allá, sino que riega la tierra, y la hace germinar y producir, y da semilla al que siembra, y pan al que come,
11 así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié.

Dios cumplirá de acuerdo a lo que quiere y le place!

Estamos en los tiempos de la salida de Egipto, donde el pueblo de Dios fue liberado para poseer la casa que el Padre les había otorgado.
Doce señales antes de salir de Egipto, cada uno de ellas fue la respuesta del Señor para destruir un principado. ¡Puedes leer mi libro de Milicia Espiritual y ahí vas a encontrar la definición de estos doce principados!

Moisés no lucho con ejército, no tomó espada, Dios le entregó una vara como el símbolo de un cetro de autoridad. El poder fue manifestada por medio de la declaración hablada, cada palabra que salió de su boca llevaba la autoridad del cielo.
Es un paralelismo con lo que la iglesia vivirá en este tiempo, Dios nos esta activando en la mayor potencia de su poder que jamas nos hayamos imaginado.
¡Una gran confrontación de poderes esta delante de nosotros!

Para esto estamos aquí, tienes que limpiar tu mente, tienes que desalojar todo pensamiento, estructuras mentales, que impiden ver y operar en el poder del reino como Dios lo ha determinado para este tiempo.
Juan el Bautista, Jesús, los apóstoles, dijeron: ¡Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado!
Era necesario un cambio de mentalidad para poder ver, recibir y operar en el poder del reino.

Los apóstoles estaban desesperados por poder operar el poder del reino, ¿Cuándo vas a restaurar el reino a Israel? ¿Cuándo vamos a poder operar el poder del reino como hemos escuchado en estos 40 días? ¡En el tiempo y la sazón! ¡Cuando estés maduro y listo!

¡Dios estará activando una generación emergente de apóstoles y profetas emergentes!
Gente con una mentalidad tan agresiva, enseñable, dedicada, obediente, será el tiempo de los leones viejos entrenado a los leones jóvenes.

¡Un choque de poderes como nunca se ha visto! Los cielos es el escenario de esta gran batalla, una invasión angelical se dejará ver, sentir, de manera tangible y poderosa trabajando de la mano con la iglesia.

Daniel 9.17-22 es nuestra guía de una oración para cambiar una nación!
El ángel Gabriel fue para hacer cumplir la oración de Daniel. …aún estaba hablando en oración, cuando el varón Gabriel, a quien había visto en la visión al principio, volando con presteza, vino a mí como a la hora del sacrificio de la tarde. Y me hizo entender, y habló conmigo, diciendo: Daniel, ahora he salido para darte sabiduría y entendimiento (Daniel 9.21-22).

En Daniel 10:12-14 vemos la reacción del cielo a la oración de un hombre de Dios. ¡Estoy aquí para hacerte entender y asistirte en lo que ha de venir! Mas el príncipe del reino de Persia se me opuso durante veintiún días; pero he aquí Miguel, uno de los principales príncipes, vino para ayudarme, y quedé allí con los reyes de Persia (Daniel 10.13).

Observa lo que dice Pablo en Efesios 2:2
…conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia.

¡Dios nos asigna ángeles para que se cumplan los propósitos del Padre!

Pues, ¿a cuál de los ángeles dijo Dios jamás: Siéntate a mi diestra, hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies? ¿No son todos espíritus ministradores, enviados para servicio a favor de los que serán herederos de la salvación? (Hebreos 1.13–14).

¡Dios está asignando los ángeles para cumplir cada palabra profética y conectarla con su propósito!

Los ángeles están atentos a las palabras proféticas. Cuando es el tiempo del cumplimiento de palabras de poder, ellos se activarán para dar cumplimiento y hacer que la historia se cumpla.

En el día de Pentecostés el Espíritu Santo lleno el lugar donde estaban 120 esperando el cumplimiento de la palabra declarada por Joel.

En cada era (temporada) los ángeles se siguen moviendo para conectar la palabra profética desatada.
A- Millones de almas salvas.
B- Una puerta dimensional se abre.
C- Era de milagros y prodigios.
D- Señales y maravillas.

¡Todo se está acelerando! Como nunca veremos palabras que se cumplen de manera extraordinaria.

Hay cientos de libros donde están registradas grandes historias de la iglesia en la tierra. ¡Pero nunca como este tiempo!
Estaremos viendo lo más extraordinario que podamos imaginar, piensa en algo grande, muy, muy grande… lo puedes ver? será mucho más grande de lo que te estas imaginando!!

Los ángeles están conectando con la gloria venidera a esta generación que Dios está haciendo resurgir, autoridad y un mayor nivel de potencia será impartida.

Nos conectamos a los tiempos proféticos, nos alineamos al cielo, nos ponemos de acuerdo con el cielo para que nuestro destino se cumpla en este tiempo. ¡Así sea!

El poder está en tus palabras de acuerdo a tu asignación. Tienes que alinearte a tu destino, no es tiempo de jugar a la iglesita, es tiempo de operar con responsabilidad y ver lo más grande de tu historia.

Entonces Jesús dijo a la higuera: Nunca jamás coma nadie fruto de ti. Y lo oyeron sus discípulos… Y pasando por la mañana, vieron que la higuera se había secado desde las raíces. Entonces Pedro, acordándose, le dijo: Maestro, mira, la higuera que maldijiste se ha secado (Marcos 11.14; 20-21).

¡Una cosa es la fe en Dios, y la otra en la fe de Dios! La fe en Dios nos permite creer en él y tener acceso a sus promesas como sus hijos. La fe de Dios nos impulsa hacer aquello que es imposible en las habilidades humanas. Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan (Hebreos 11.6). La fe en Dios nos coloca en el lugar para ser galardonados, la fe de Dios nos impulsa actuar como Lo haría en él en los momentos más apremiantes.

Viene Pedro y le dice, mira Señor, el árbol se murió. Jesús le dice, eso no es nada, ¡tú le hablarás a las montañas! El problema es que un día dices una cosa y mañana dices otra. No puedes contradecirte en lo que hablas. Lo que hablas tiene que ser sostenido. Al día siguiente día el árbol está muerto. Jesús habló y desde ese momento inició el proceso de muerte. En el momento que lo decretas hay un proceso de cumplimiento. Las cosas comienzan a re-alinearse de acuerdo a lo que hablas.

¡Cuando hablas tu eres el dueño de tus palabras! Si hablas a esa montaña y solamente crees y no dudas, ¡esa montaña no está obedeciendo a Dios sino a ti!

Tú le dices a Dios, Señor como tú lo decidas, y el té contesta, no como yo lo decida sino como tú lo decidas.
Moisés le reclama a Dios, está frente al Mar Rojo y atrás viene Faraón, ¡solo ordena a ese mar que se abra!

Esa montaña se moverá porque Dios dijo que lo haría, ¡cuando tú le hables!, esto quiere decir que en el momento que hablas el proceso comienza, tenemos que permanecer hablando hasta que veamos todo el cumplimiento. ¡No lo verás mañana porque viene en camino! Será hecho, llegará porque no estamos dudando. Estamos actuando con autoridad y todo se alinea a lo natural y al diseño de Dios.

¡Llama a todo lo que está fuera de orden! Llama a las cosas que no son como si fueren. Alínealas a la verdad y su forma natural. 2020 es un año para arar con las palabras, cosecharemos por el poder de nuestras palabras. ¡Todo lo que digamos! Dios dice que hay cosas que nosotros debemos decidir no él, nosotros, hay cosas que están en el derecho que tenemos de hablar con nuestra boca. Dios le dio forma al mundo con sus palabras, ahora tenemos que traer todo al orden de Dios por nuestras palabras. ¡Todo se mueve al sonido de mi voz!

¡Todo lo que hacemos por el poder de nuestra boca se alinea a lo que hablamos! Mis palabras van a re-ordenar mi vida, casa, trabajo, ministerio, finanzas. Todo será alineado al propósito divino. ¡Veré lo que hablo! Estoy a punto de ver algo que nunca he visto. Estoy listo para ir a un lugar donde nunca he ido. Estoy listo para ir a la sobre abundancia.

Con amor… Dr. José Félix!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *