Tema 28: LA RIQUEZA Y LAS RIQUEZAS
Capítulo 03: SOÑAR Y CONSTRUIR
Serie: EL REINO DE DIOS

Bendito sea Jehová, mi roca, quien adiestra mis manos para la batalla, y mis dedos para la guerra (Salmos 144.1).
La bendición de Jehová es la que enriquece, y no añade tristeza con ella (Proverbios 10.22).

“Ser rico es tener una influencia positiva en la sociedad para producir calidad de vida”

PRINCIPIOS
1- Es importante entender que la riqueza y las riquezas no son sinónimos. Hay diferencias muy importantes que debemos visualizar para darnos cuenta que para soñar y construir necesitamos ambas. Las riquezas es algo que nosotros tenemos. La riqueza es lo que somos. Riqueza en la raíz hebrea se traduce como: Fortaleza, poder, eficiencia, valor, fuerza, altura. Estamos hablando de la habilidad de producir. La raíz hebrea traduce riqueza como:

¡Las personas de influencia y ricas de una sociedad! Ser rico tiene que ver con dominio, prevalecer, gobernar. Tener autoridad para ser cabeza y estar encima. Ser es diferentes a tener, primero debemos buscar ser ricos, enseguida la riqueza será la añadidura de lo que somos.

2- Las riquezas son temporales, la riqueza es eterna. Riqueza es el valor que logramos conquistar cada día en principios y valores, caminamos en la justicia divina agregando grandeza a nuestro ser. Construimos con el valor de la justicia, entendemos que avanzamos con valor, sin temor, dando lo mejor que tenemos en cada minuto para construir con excelencia los sueños de Dios.

3- Las riquezas son un recurso que Dios usa para dar el poder que nos ayuda a cumplir nuestro destino profético. Esta riqueza no solo son bienes, dinero, sino aquellos recursos en todas las áreas que nos impulsan a lograr la construcción. Dios añade la riqueza por medio de los dones y capacidades que nos ha dado, pero también, hace milagros gloriosos para añadirnos riqueza de manera sobrenatural.

4- La riqueza añadida a nuestra vida por medio del crecimiento de carácter, sabiduría, valentía, honor, disciplina, fidelidad, nos da la capacidad de convertirnos en buenos administradores en el reino de Dios. Cuando nos alineamos al corazón del Creador ganamos su confianza para manejar las finanzas que nos ha puesto en nuestras manos. Las habilidades de generar riqueza crece en el momento somos dignos del reino y ganamos la confianza del Señor para hacer grandes y poderosas construcciones que engrandecen su reino.

APLICACIÓN
El apóstol Pablo dice: Esto es demostración del justo juicio de Dios, para que seáis tenidos por dignos del reino de Dios, por el cual asimismo padecéis (2 Tesalonicenses 1.5). Pensemos en tres cosas en este versículo:

DECLARACIÓN DE FE
Lucharé por ser digno, confiable, para recibir la riqueza, los recursos, creceré en carácter para asegurar que esa gran construcción sea concretada de manera poderosa. ¡Amén!

ORACIÓN
Amado Dios, muchas gracias por darme la oportunidad de ser parte de tu diseño para este tiempo, por favor ayúdame a convertirme en una persona digna, confiable, para manejar la riqueza interna que depositada en mi interior, así como la riqueza de recursos que necesito para desarrollar la tarea que me has asignado. ¡Amén!

Con amor… Dr. José Félix!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *